sábado, 8 de marzo de 2014

Misma taza de té



Tirado en la misma terraza de la tarde. Misma taza de té. Música de fondo. Noche fresca. Puedo ver la luna desde aquí, maravillosa como siempre.

sábado, 4 de agosto de 2012

Sensación Fugaz




Después de 14 horas, entré en razón. Ya no tenías más exámenes pendientes de la carrera. Había concluido el último el tres de agosto a las siete y cincuenta de la mañana. Era libre. 

Esa noche, después de un estado enajenado y algo retraído durante todo el día, la sensación de felicidad no había aparecido. Sólo se había asomado el sueño tumbante y arrollador producto de las tres horas dormidas la noche anterior. En la tarde finalmente accedí, perdiéndome en los encantos de almohada. Al levantarme horas después, y ver todo el desorden acumulado por la semana de estudio, decidí botar todo aquello viejo y en desuso, entre ellos algunos apuntes de materias QUE NO VOLVERÍA A VER JAMÁS y que fueron la escusa perfecta de mi reclusión por dos semanas.


Pero la maldita sensación no aparecía, la sensación de "cierre", la que vive todo estudiante cuando culmina un ciclo de estudio. Peor aún, en mis estados más profundos, tenía la idea de que todavía existían exámenes pendientes, cuando la realidad vestía de otra manera. Me sentía monótono, cansado.


Y fue, de forma imprevista, mientras miraba una película en la cual uno de los personaje leía un libro, donde supe que ahora yo tendría tiempo de leerme uno. Sin fantasmas, sin "deberías", esas entidades superyoicas que te dicen que DEBES estudiar... aunque fuera con meses de anticipación. Ahora, y organizando mi agenda de tesis, tendría todo el tiempo del mundo para leer... leer lo que yo quisiera, y no impuesta por una cátedra. Retomar el deporte, y la tan apreciada escritura. Fue así que por un segundo, un adelanto de felicidad había brotado sin previo aviso, pero de forma fugaz. Como el chispazo, del cual termina por desaparecer.


No obstante, sabía que era cuestión de tiempo. Era cuestión de esperar. Era cuestión, de que el día... volviera amanecer. 

martes, 17 de julio de 2012

Recuerdos Emotivos



Más allá de la publicidad que se le hace al turismo en Perú, me identifico de sobre manera con el concepto de fondo.

Es una pregunta que me hago a diario: Llegar a viejo y darme cuenta de que en la vida me dediqué únicamente a recolectar conocimiento, certificados y diplomas en la pared de mi casa (u oficina) o me dediqué también a elaborar copados álbumes de buenos recuerdos... RECUERDOS EMOTIVOS, esos que tienes para contar en la posterioridad a tus nietos y compartir con amigos en la distensión de un buen asado.

La vida es una sola. Y hay que vivirla como tal. Aprovechar la juventud que se nos concede, y toda las energías que desborda. Dejar que todo fluya, y arriesgarnos a hacer locuras. Locuras de las cuales nos podamos reír el día de mañana cuando estemos caminando con zapatos bien lustrados, maletín y corbata por la avenida al trabajo.

Muchas veces, nos damos cuenta que pasamos de una obligación a otra, de una responsabilidad a otra, propia del sistema social en el cual estamos inmersos: del colegio a la universidad, de la universidad al trabajo, de un trabajo a otro y a otro, luego al matrimonio, a los hijos, y así un largo etcétera. Somos preso del sistema capitalista, productivo, del ideal social desde muy chicos. Pero, y en medio de todo esto, dónde quedó esa mochila vieja y polvorienta donde pudimos haber guardado un poco de ropa y salir hacer dedo en una carretera cualquiera. Dónde quedó esa guitarra para noches interminables de fogatas y amigos, en que lo último que importaba era las manecillas del reloj. Dónde quedó esa tabla mal pintada y algo roñosa para vencer el miedo al mar y dominar algunas olas... pero sobre todo, dónde quedó esas ganas de salir de la comodidad de tu sillón y recorrer el mundo. Dónde están las ganas de salir, de conocer y disfrutar. De aprender cosas nuevas. De hacer esos pasatiempos que siempre postergaste. De juntar plata, amigos y lanzarse al abismo de culturas habidas y por haber. Dónde quedó esa curiosidad de saber qué hay al otro lado del horizonte, del océano apacible, de las rocosas montañas, del vasto cielo. La vitalidad y el riesgo propio de cada día. De no hacer nada y hacer todo a la vez. De estar tirados en el pasto tomando el sol, y que sea eso un excelente panorama. Dónde quedó esas ganas de ser jóvenes y disfrutar cada momento, donde no había nada agendado para el día ni trabajos pendiente por terminar... ¿Dónde quedó?

No me importa tanto la cantidad de diplomas en la pared que pueda llegar a obtener en la vida, como la cantidad de recuerdos emotivos que pueda llegar a colgar en la pared de mis memorias. Espero que en veinte años más, haciendo un análisis retrospectivo, me dé cuenta de lo bien que lo pasé en mis años mozos, ese que aún estaba teñido de cierta inmadurez, irresponsabilidad y ciertas licencias. Pero eso lo sabré recién... en las próximas dos décadas.

Por lo pronto me preocuparé de ir pensando y armando esos tan añorados álbumes. No me quiero "enfrascar" tan rápido. Hay mucho por vivir.

martes, 28 de febrero de 2012

Cuerpo de diosas, cara de simples mortales

Por Diego Ignacio Almonte



Cuando nos juntamos entre hombres es inevitable no hablar de mujeres y más si nos juntamos en playas, asado o en un bar. En esta oportunidad, ocurrió en las ricas playas de un veraniego lugar.

Una vez me dijeron que no habían mujeres feas, sino "piscolas" suaves. Y creo que aún no entiendo. El asunto es que estábamos ahí, tirados en nuestras respectivas toallas sobre la arena después de haber estado buscando un lugar estratégico donde posarse (rodeado de mujeres tomando sol). Y comenzaron los comentarios: "Mira esa mina", "Mira aquella","Esa nos salvó el día", "Mira esa, jaja (ironía)", "Mira la gringa... anda tú, que sabes inglés"... y dichos por el estilo, hasta que nos fuimos algunos a meter al mar y otros se quedaron durmiendo o leyendo debajo del quitasol. Al retorno, con algo más de rayos UV y arena en el cuerpo, reposando sobre las toallas más húmedas que hace unas horas, surgieron las preguntas "ad hoc"-y tan concurridas entre nosotros- a la situación:


"A ver, ¿Cómo prefieres a las mujeres? ¿Una mujer rica, pero ´poco agraciada´ de cara? ¿O una mujer con un cuerpo 'poco agraciado', pero linda de cara?
Y comenzó el debate.


Hay los que las prefieren con un cuerpo escultural y otros que ponen sus preferencias en los lindos rostros. El ideal estereotipado sería el complemento armonioso de las dos partes, como ver a una Megan Fox o una Amanda Seyfried, sonrientes, jugando paletas de playa en diminutas tangas. Lamentablemente la realidad es otra, aunque hay que reconocer que entre las olas y entre la gente sale una que otra que da gusto contemplar, una verdadera diosa de pie a cabeza, que como una ilusión romana aparece, se pierde en la diversidad de personas, desentendidas de nuestros superficiales y entretenidos comentarios. 

¿Y el resto? Simple mortales. Pero entre mortales nos entendemos.
Disconforme con nuestra condición, seguimos en busca de Afrodita.


viernes, 3 de junio de 2011

Confesiones de un alma peregrina


"caminante no hay caminos, caminante al andar, caminante son tus huellas, el camino nada más... se hace el camino al andar" 

He trazado una vida peregrina. Con los sueños, las distancias aumentan. Esto significa dejar mucho atrás. Siempre ha sido así. Si quieres crecer, te vas. Dejar el nido, lo cómodo, lo estable. Todo parte de cero, todo parte de nuevo. Un constante proceso de construir y reconstruir. Crecer y Conocer. De "reinventarse". Lástima que con los años me he vuelto más sedentario y nostálgico de lo que pensaba. Ya no se me está siendo tan fácil separarme. Tomar mi mochila y salir. Por fortuna, siempre habrán grandes amigos, grandes personas que estarán allí, que serán fuentes de contención y apoyo. De decir: "estás lejos de tu tierra, pero te haremos sentir de ésta, como si fuera tu casa". La garantía es que si te marchas, continuará el vínculo, pese a las distancias, a los años. Reconozco que lo más difícil de estar lejos es la familia, perderme varios momentos y que ellos se pierdan los míos. Las conversaciones triviales y "querendonas". Aún así y con todo esto, la vida me llama para que tome el boleto y siga buscando nuevos horizontes, nuevas oportunidades. Saber que el mundo es chico y que hay mucho por hacer y aprender. De vivir y valorar las cosas a través de nuestras propias producciones y que siempre, siempre, habrá un pedacito del mundo esperando tu llegada. Ya sean las idas o las vueltas.
Vivo el presente y planifico el futuro; pienso en grande. Eso incluye subirme en un avión, barco o cualquier medio que me sea necesario. Antes todo era más fácil, es verdad, pero los objetivos deben seguir trazándose. Muy racional lo mío, frío dirían algunos, en desacuerdo estarán otros; pero así es quien escribe. Piensa y actúa de acuerdo a una visión de vida que inculcó. Que le inculcaron. Trato de ser lo más pragmático posible, aunque eso signifique sacrificar las ataduras afectivas. No desaparecen, están. Sin embargo, no (me)-deben ser un obstáculo para avanzar y ser el día de mañana una mejor versión de lo que somos hoy. Personas con metas, éxitos y fracasos de que aprender. Con más recursos, apertura, con algo más de madurez. La vida sigue... ¿Te subes a ella?

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Toro mecánico

Haga click aquí para ver si terminé domando al animal. Mis graciosos veinte segundos.


"La corbata"



Desayuno, sábado 7:30 am.

El pasado veinticinco de septiembre, la vida me regaló un año más de vida. Y mis amigos, desde bien temprano, un fantástico desayuno.

“Veintidós años no se cumplen todos los días”, dirían por ahí. Por eso la manera en celebrarlo siempre es distinta. Este año tocó desayuno al aire libre.

Yo dormía plácidamente esperando celebrar ese sábado por la noche. El despertador no había sonado y alguien de pie me despertaba. Yo, evidentemente, siete de la mañana (y después de haber trasnochado) me encontraba medio aturdido. No entendía nada, mas tenía una leve sospecha de lo que se podría aproximar. El día anterior me llegó una nota casera de cuaderno con un dibujo de reloj y unas palabras características que decía: “cuenta regresiva”. Como acá tenemos la costumbre de hacerle al otro un festejo (o por lo menos en mi circulo privado), y recordando el festejo anterior con todo un personal creativo detrás, imaginé que debían estar "craneando" algo maléficamente divertido.

Estaba parado al lado de mi cama, con una tarjeta elaborada y con una frase -más o menos recordada- como “Feliz cumpleaños, tu día ha comenzado… levantate (no hay tildes porque es acento Argentino) y ponete algo rápido que te tenemos una sorpresa” (Cualquier distorsión de la realidad, es mera culpa de un recuerdo frágil a causa de una madrugada vigente). Me levanté, atiné a ponerme algo cómodo, me lavé la cara para disimular mis sabanas marcadas y me puse una gorra, porque no había tiempo para peinarse.

Salimos rumbo al campus. Allí, entre pastos, cerca de la biblioteca, estaban ellas, con un mantel al suelo, una torta, sabrosos dulces, tostadas, quesillo, jugo de naranja exprimido (saben que me encanta por la mañana). Al aproximarme, me cantaron “las mañanitas” modificado al momento. Pasamos a las fotos, fotos, fotos… era lo que menos quería, mi cara no estaba apta para ser plasmado en digital, pero bueno, en honor a la situación, todo siguió su curso. Nos sentamos, comimos, disfrutamos. Al lado mío había un periódico del “Clarín” (todo lo que estaba sobre el mantel estaba adaptado a mis gustos, reales y ficticios, y como ellos me conocían bien y habían hecho un estudio sobre mi persona, el periódico no podía ser desapercibido. Mi primer pensamiento fue, "ellos saben que se me dio por un tiempo corto comparar el diario los domingos, debe ser por eso", hasta que lo abrí). En su interior había un suplemento dedicado a mi persona… habían hecho una especie de reportaje novelístico, como un personaje con ciertas características, basado en el humor con fotografías de ellos, frases frecuentes de les solía decir, bien personificado y en su dorso una dedicatoria personal.

Todo iba bien hasta que llegó la famosa “corbata”. Una invención alevosa, cuyo fin era hacer el ridículo. ¿Recuerdan la corbata de Pedro Picapiedra? Bueno con la diferencia de esta que en vez de tener naranjo de fondo, era verde manzano. Aquella corbata era más ancha que mi panza. Siempre surge el elemento “hacer el ridículo” y tener que hacerlo.


En el cumpleaños anterior de una amiga, le confeccionamos un gorro de cumpleaños bien grande y llamativo para que se lo pusiera en pleno restaurante donde le festejamos. Ella tenía que ir a ciertos desconocidos con el gorro puesto y decir que era su cumpleaños; al cabo de tres abrazos se le entregaba su obsequio. ¿Por qué ahora iba a ser diferente? Nos pusimos la corbata entre todos y molestamos un rato. A las 9 de ese sábado teníamos una reunión, y la idea era llevarlo puesto y decir que era mi cumpleaños a los “no enterados”. Pero en pos de mi ansiedad anticipada y el olvido de las chicas quienes se habían llevado la corbata, zafé. Esa tarde almorzamos juntos. Y aquella noche, el cumpleaños siguió. Me invitaron a cenar a la “Vieja Estación”, restaurant famoso de aquí. Ahí tuve que ponerme la corbata, en plena calle antes de llegar y una vez allí ¿Qué habrán pensado los otros al verme? Seguramente habrán dicho: “¿quién es aquel excéntrico que aún no ha desarrollado la vergüenza y se cree fashero con esa corbata verde manzano y círculos negros que no combina siquiera con sus zapatos?”. Ó, “mira a ese muchacho, él esta de cumpleaños y le han hecho una penitencia”. Sin embargo, dudo que haya pasado la segunda y prefiero ignorara la primera, jaja. Tal vez no hayan pensado nada. Y en realidad a quién le importa. 

Fue así como mi día se movió distinto a lo que venía la semana por estos dos dígitos homólogos que se ha insertado en mi curriculum vitae. Yo los llamo “la pareja de patos”. Entre regalos, creaciones, tarjetas, y aquella remera (polera) Narrow de New jeans que me obsequiaron, muy lindo todo, la torta de maracuyá que saben que me encanta, la pasamos, y desde mi experiencia, extremadamente bien. Fue un lindo momento, que aunque sea todo un detalle, una salida de rutina, es tremendamente simbólico, por el esfuerzo de quienes tienen que detenerse en pleno momentos de cursada en hacer algo distinto y no convencional (se agradece por ello) y por el cariño que me brindan.

Aquel día quedará plasmado en mis vivencias de vida. Quedará plasmado en este blog. Que de paso, aprovecho de hacer un post, que de ingrato lo he tenido abandonado. 

Calle 25 de mayo, 23:52 pm.
"La corbata"

Ahora camino con veintidós por la vida.

miércoles, 18 de agosto de 2010

Vacaciones en Paraguay


Sumergidos en el interior del continente americano centro-sur, el clima y la gente comenzaron a diversificarse. Después de catorce horas en colectivo y una aduana, llegamos al fin a Paraguay. País de Tránsito desordenado, peso guaraní y paisaje sub-tropical. Característico entre sus comidas típicas las chipas, bori bori y la chipa guazú (muy semejante a las humitas Chilenas). El Mburucuyá es su flor nacional y la polka paraguaya su baile típico. El Tereré, a diferencia de otras culturas, se toma sólo con agua e  infusión de diversos yuyos. Aquí los señores suelen andar por la calle con una canasta sobre sus cabezas (donde muchos suelen llevar chipas para la venta) y las mujeres danzan con botellas también sobre sus “nucas”. El agua es rica y abundante, su gente hospitalaria, y te saludan con dos besos.

Nos "paparazzearon"

El motivo de la aventura fue principalmente viajar y conocer. Tener esos viajes con amigos parecidos a los de giras de estudios, pero a nuestra manera y tiempo. Y así fue.


"Danza de la botella"

Otra razón que potenció nuestro viaje, fue el congreso que se realizó en Asunción. "El III Congreso Regional de la Sociedad Interamericana de Psicología (SIP) 2010”. Duró tres días, desde el miércoles 03 al viernes 05 de agosto. Se nos entregó un bolso, una birome, un CD, una carpeta y la programación de los cursos, charlas y simposios. Uno escogía “el menú de lo que se quería servir”. Así que íbamos de una exposición a otra, saltándonos de una sala a la siguiente. Vinieron personas de varias partes del mundo, como oyentes y como expositores. Almorzábamos en la universidad Americana de Asunción, espacio físico que promovía el evento. Y el resto del día nos movilizábamos en colectivo, 2.100 guaraníes a donde quisieras ir… íbamos a todas partes. Al finalizar, se nos entregó un certificado por nuestra participación.


Congreso Interamericano de Psicología

¿Qué hacíamos mientas tanto? Recorríamos el centro (monumentos), sus shoppings, tiendas y patios de comidas. Pero lo que más nos llamó la atención fue el parque que asistimos el día domingo, llamado Ñu guazú, ubicado en el Municipio de Luque. Es un área verde de aproximadamente 25 hectáreas. Allí las personas por lo general van a pasear, recrearse y hacer deportes. Posee un circuito de 5.000 metros y un carril para el tránsito de bicicletas interno de 1.200 metros. Hay diferentes espacios para diferentes tipos de recreaciones y para practicar distintos deportes. Dentro de este parque existe otra zona llamada “parque Taiwán” diseñado al estilo oriental, donde posee una infraestructura y jardines chinos, rodeado por un hermoso lago.

Parque Taiwán (Ñu Guazú)


También conocimos el Palacio de los López, su palacio de gobierno, un monumento emblemático de la capital paraguaya. Más aún de noche, donde se puede apreciar con más atención por la hermosa iluminación, considerado como uno de los siete tesoros culturales.


Palacio los López, (¿Me ven?)

Antes de irnos, el día lunes por la mañana fuimos a recorrer al “mercado 4” popular de la zona por sus ventas de especies típicas del país. Vestimenta, ornamentos, frutas tropicales, objetos, recuerdos, como también elementos de venta popular, ropa, zapatos, películas, cuero… una variedad infinitas de cosas. Fue nuestro día de compras compulsivas.

Así es como nuestra travesía por aquel país (concretamente en la ciudad de Asunción) duró alrededor de una semana. El hecho de conocer gente nueva y sus costumbres, nos enriqueció bastante. Finalmente aquel día nos regresamos en bus a la Argentina. Pese a que las ganas de seguir disfrutando se quedaron, nuestras experiencias y recuerdos nos lo llevamos con nosotros. Y quieran o no, una parte nuestra quedó allá, la más mínima huella de nuestro andar. Ahora, sólo resta decir que Paraguay pasa a formar, después de una semana de vicisitudes, parte de nuestras extraordinarias vivencias de este año 2010...

¿O no che ra´a?



El grupo: turistas y psicólogos

miércoles, 28 de julio de 2010

En mi amada Arica

"La ciudad de la eterna primavera"


Perdido en el extremo norte del desierto Chileno. En medio de aquellas tierras áridas y cerros desnudos, un hermoso valle se desprende, una pequeña ciudad y exquisitas costas, hacen relucir una pequeña localidad. Aires frescos, cielo despejado, donde las mínimas y máximas no son tan extremas, la primavera se hace famosa por existir todo el año y un gran peñón de más de noventa metros se muestra señorial y solemne a las puertas del mar.

Llegué, después de estar en el extranjero, a una ciudad que se le suele llamar, según los mapas, la historia y sus habitantes, Arica. Mi Arica. Ciudad que me vio nacer y crecer y que he dejado hace cuatro años por estar fuera del país. Eso sí, cada vez que puedo y en periodos de no-estudios me escapo de retorno a descansar. Esta vez fueron dos. Dos semanas de vacaciones. Dos semanas de familia y jugo de naranja recién exprimido.

Sin embargo puedo mencionar que este julio me decepcionó el clima. Según me fue informado, no hacía tanto frío por lo que llevé poco abrigo. Hacía más frío de lo que pensaba. Pero el maravilloso sol nortino y la salvadora casaca de mi hermano lo indemnizaba.

Después de idas y venidas y vicisitudes de por medio, mañana caduca mi último día aquí. Salgo a Santiago por la noche. A decir verdad, se me hizo corto los días, pero creo que descansé lo suficiente. Dormí hasta hastiarme, comida hogareña, exquisitos y naturales jugos exprimido y/o licuados por la mañana, huevo frescos de gallina de casa, estuve con mi familia, salí de carrete con mis amigos, vi poco televisión a decir verdad, pero me actualicé de los últimos sucesos nacionales y faranduleros (y es que me relaja ver el “cahuín” de los famosos por televisión que los periodistas nos muestran cada día en sus programas, porque me gusta desconectarme de todo lo erudito y ver superficialidades en periodos de vacaciones). Si bien por tema de tiempo no hice todo lo que quise, me voy conforme. Ya disfruté. Además, con riesgo que me demande la famosa película “casa blanca” por hurtarle cada vez que puedo la tan famosa frase, modificando claramente la ubicación, puedo decir que… “siempre tendremos Arica” o por lo menos, siempre la tendré, al menos en julio y en diciembre a febrero, para renovarme y respirar aires de infancia.

En fin, mañana estoy saliendo por la noche en avión a Santiago, me quedaré unos días para comprar pasaje hasta Argentina en bus, y salir de ahí, si Dios así lo permite, a Paraguay. Y es que hemos estado planificando con mi grupo de estudio hace semanas ir al congreso internacional de psicología que se dará en Asunción. Todo punteado en la agenda.

En veinticuatro horas más estaré volando a la capital, a la gran urbe para seguir descansando en casa de un primo.

Esta última noche, gracias a Dios, cálida, entre una taza de té, la computadora de mi hermana y algo de sueño escribo las últimas líneas en la cocina y quiero publicarlo (como ven, ya está) antes de irme en el primer cyber que encuentre mañana por la mañana.

Lo mejor de todo esto, es que mañana, antes de irme, se hará un cumpleaños en esta casa y vendrá la mayor parte de mi familia. Por lo que, entre los abrazos y pedazos de pastel, tomaré mi bolso y me despediré hasta diciembre, para navidad, cuando un cuatrimestre más de estudios y trabajo que demande mis energías muestre mi estado “poca batería”, llegaré para descansar y desconectarme, pero para ese entonces, por tres meses, en mi ciudad natal que tanto quiero y me revitaliza. Más tiempo para el ocio, dirían los filósofos. Más tiempo para estar aquí. En Arica. Mi Arica. Y todo lo demás, viene por añadidura.

VirtuoRealidad

Cuando tus íconos se antro-materializan






Han pasado tres años desde que la/lo tengo en mi lista del Messenger. De los cuales hace un año o quizás más, hemos dejado de “conversar” por chat. Se convirtió en un persona cibernética nocturna por dos años, en medio de mis desfases en el estudio por la noche. Estas “conversaciones” como muchas otras, partieron con muchas charlas, chistes y discusiones pavas. Simplemente un amigo(a) al otro lado de la pantalla, como suelo tener hoy por hoy.

Con el tiempo tuvimos un decline en la interacción, y es que por un buen tiempo me dio por no entrar mucho a la internet y menos a chatear, lo que era evidente que la mayoría con los que tenía contactos fui perdiendo un poco la calidad de la comunicación. Yo tecleaba desde Argentina y esta persona desde Chile. Empero, dejamos de chatear seguidamente con lo que finalizamos simplemente dejar de chatear. Entonces, esta persona se convirtió en un ícono amarillo más de mi no tan larga lista de conectado. Y así por ocho meses, o quizás, un año. Sin embargo, por azares de la vida, este ícono sin vida de mi polvorienta lista sin previo aviso se antro-materializó, me la encontré en una sin importancia feria de una ciudad del Perú hace unos días atrás, en dónde estaba de paseo. Al principio no lo/la reconocí, pero algo me decía que de algún lado lo/la ubicaba (por fotos de internet). Después de unos minutos, dos neuronas de mi cabeza hicieron sinapsis… era ____@hotmail.com. Me hice el boludo por un rato, nos topamos tres veces, al parecer no me reconocía, o por lo menos lo parecía. En un rato, antes de salir, la/lo encontré en una tienda de películas buscando quien sabe que estreno ver. Me acerqué con intensión de saludarlo(a) y finalmente irme. Me paré al lado, volteó la cabeza, me miró, sin reacción alguna volvió a buscar sus películas, la señora que atendía el local me pregunto qué andaba buscando, yo le dije que solo estaba mirando. Silencio. Él -o ella- (sin revelar su identidad) seguía en lo suyo, yo parado, y las señoras que atendían paradas también, pero del otro lado del mesón. Momento incómodo. Terminé estrechando la mano y saludando, mencionando su nombre, a esta persona, rogando no haberme equivocado de sujeto. Resultó ser. Me reconoció, nos saludamos con titubeos. Evidente de dos personas que sólo se conocían detrás de un teclado. No recuerdo las palabras verbales que intercambiamos, solo recuerdo que fue breve y rápido, propio de un ícono con el cual no me relacionaba hace más de año. Salí de esa feria algo tranquilo y riendo, pensando en lo loca que es la vida y de lo raro que es saludar a alguien en persona después de tener un historial de zumbidos a través de las ventanas del MSN. Pero la cosa es que ocurrió. Fue incómodo, pero simpática la situación. Y espero que sea la primera de varias más. En cuanto a los iconos, estos que a veces están disponibles, otras veces ocupados, ausentes o desconectados, estos, tarde o temprano cobran vida, respiran, se materializan en las personas que internet promociona y que ellas mismas, son partícipes. Y que por azares de la vida te lo encuentras en el lugar que menos te imaginas.

martes, 13 de julio de 2010

Un día de M…“urphy”

::
"Transcripción" de aquella tarde en un bus
Eran las diez y cuarto cuando sonó, o por lo menos oí, el despertador. Estaba atrasado. Sólo tenía quince minutos a las corridas para hacer todo y llegar antes que saliera el colectivo a Paraná. Pese a todos los intentos llegué tarde, había salido hace cinco minutos. El próximo era recién a las dos de la tarde… demasiado “tarde” para mí. La otra opción que me dieron era comprar un boleto para ir a un pueblo próximo –Crespo, a veinte minutos- y esperar un colectivo (bus) allá, ya que salían en todo momento. Accedí. Eran un cuarto para el mediodía cuando llegué a Crespo, con intensión de salir inmediatamente de ahí. Fui a la primera ventanilla, de tres agencias de buses, y pregunté por boletos a Paraná. Para mi desgracia salían a la misma hora que me habían dicho hace una hora atrás, "a las dos". Seguí a la segunda ventanilla. Lo mismo, a las dos y cuarto. Concluí no con mucha suerte en la tercera ventanilla, con lo que termina diciéndome: “No, acaba de salir uno, el de las once y media; y el de las doce y media hoy no sale por temporada de vacaciones, así que el próximo es a la “dos”. ¡Maldición! Qué le pasa al mundo, ¿Están todos confabulando para decirme la misma respuesta? no entendía la razón de que todos quisieran que estuviese después de las dos en Paraná, a dicha hora está todo cerrado (tenía planes para recorrer un rato por la peatonal a ver lo último). Miro la hora, “las doce”, tenía dos horas de margen hasta la siguiente salida. Qué iba a hacer dos horas en ese terminal aburrido y sin vida ¡dos horas! De haber sabido mejor me hubiese quedado en Libertador. No resignado y algo inquieto, salgo a esperar aquellos "buses fantasmas" que me mencionó aquella señora propulsora de la idea de venirme, a ver si llegaba uno y me sacaba de ahí, cualquiera, aunque tuviese tres ruedas (¿Tres ruedas?). Tenía planificado todo el día como para perder dos valiosas horas. Después de diez minutos parado y sin ningún transporte ideal en la mira me senté ya resignado en unos de los bancos a descansar, ¡ya está!
Hacía un sol increíble, pero un frío de cagarse. Sospeché del clima así, por lo que salí relativamente abrigado. Sin embargo, mis vaqueros estaban desprovistos de protección, absorbían el frío monstruosamente.
Hace unos días, vi en Youtube una charla, que eventualmente descargué, sobre una psicóloga que contaba, como anécdota, que estuvo cuatro horas esperando en el aeropuerto porque su avión se había retrasado. Algunos, pasajeros también del vuelo, puteaban a la mujer que atendía en la aerolinea, otros se ponían a fumar de las ansias, otros murmuraban en silencio el mal servicio, y otros se comían cuantas cosas veían y pedían en los restaurantes. Sentada, se encontraba observando la conducta de cada uno de ellos. La cuestión es que ella hace reflexionar sobre una cosa. Objetivamente estaba pasando -a tiempo reloj- un retraso, y frente a ello uno podía tomar dos caminos -o actitudes-: (en caso de su situación) amargarse o aprovechar esas cuatros horas para estar consigo misma, para pensar en aquellas cosas que el tiempo y la rutina no la dejaba, para hablar con sus seres queridos con los que ella quería realmente hablar, ya que todos pensaban que estaba a mil pies de altura, etc., es decir, sacar algo positivo de todo eso… ¡es una cuestión de actitud! Y como tal, decidí hacer lo mismo. Bendita idea de traer mi reproductor de música con batería cargada. Después de un rato ya comenzaba a aburrirme. Saqué mi celular (mientras seguía escuchando música) y me puse a jugar con el único jueguito que poseía el aparato… la idea era no ser tan consciente del tiempo y que este, a su vez, pasara rápido mientras mi mente maquinaba la idea de irme un rato a un cyber cualquiera y cercano ó a alguna tienda con estímulos distractores, pero, tangencialmente pensaba que no era una muy buena idea ya que en cualquier momento podía llegar un bus y quedar en banda. Me quedé. En ese momento me encuentro con una amiga, oriunda de allí, que estaba por salir próximamente a la localidad en donde estudio –y vivo en épocas de estudios, que es la mayor parte del año- a rendir una materia de psicopedagogía. A esa hora ya eran las doce y cincuenta y ella salía a las una. Nos quedamos quince minutos charlando –puesto que el bus se retrasó- lo cual todo contribuía y sumaba puntos para mi entretención. Al cabo de un rato se fue. Entré a la terminal a comprarme unas “papas Lais” y un café. Volví a sentarme afuera. Entré de vuelta, esta vez, ya faltando poco para las dos, decidí comprar pasaje (graso error). Me acerqué al ventanal que daba a la llegada de los buses cuando una señora que limpiaba allí se puso a baldear la entrada; llenaba el balde con agua y detergente y lo arrojaba contra la baldosa. El correr del agua espumada y su reventar en el suelo, despertó en mi, dentro de mi ocio y mirada perdida, la imaginación de estar presenciando el oleaje del mar (todo valía, en pos de contribuir a mi entretención), cuando de pronto la señora se puso a barrer y sacar el agua con la escoba, momento en que mi fantasía disipó. Luego pasé a darme cuenta, cuando miré a mi alrededor, que éramos un grupito esperando la próxima salida a Paraná. Éramos el típico grupo de películas de terror en donde el destino o un asesino se va encargando de ir matando uno a uno: Estaba la rubia, una pareja, una madre y su hijo, uno con pinta de motoquero, el intelectual, el fashero y yo… ¿Qué rol cumplía yo en la película? No lo sé, solo sé que en momentos de ocio mi mente vuela bastante alto.
Llegó un colectivo, miré la hora, faltaban aproximadamente veinte minutos para la hora propuesta por todo el mundo, y tenía la misma pinta del logo de la agencia donde compré los pasajes. Pensé que por fin algo bueno dentro de todo... el colectivo había llegado antes de lo pensado. Salí para que viera mi boleto el chofer… no, no era ese. Ahora, no solo la señora, las agencias, sino también aquel chofer me aclaró que aquel boleto correspondía a la hora apocalíptica, las dos. ¡Maldición! Fui a la agencia para que me cambiaran el boleto, pero para mi consumo de tiempo, ya estaban agotados. ¡Qué báh! Ya faltaban veinte minutos para salir. Si había esperado una hora y cuarenta, podía esperar el resto como para calentarme la cabeza… ¡Actitud! ¡Actitud! Pensaba, aún me encontraba estable. Fueron allí donde me surgieron las ganas de escribir, de escribir sobre esto. Pero, como no es usual, salí sin mi libreta de notas.
Según el psicoanálisis, lo que estaba pasando en ese momento era que estaba reprimiendo toda la hostilidad situacional e intentando subliminar en las letras (la teoría dice que todo eso pasa a nivel inconsciente, pero dejémoslo ahí).
Llegó finalmente la hora esperada y junto con esta, puntualmente el bus. Sí, ese era el correcto y se iba a Paraná. Metí mi mano en el bolsillo donde puse el boleto y para mi mala racha no estaba, lo había perdido y no lo encontré más… (Es chiste señores, un poco de emoción no viene mal), sí estaba allí, reluciente y arrugado, lo mostré, me subí y me senté en esos asientos con tantas ganas sin intención de sacarme los lentes ni los auriculares. Mi mente programó los restantes cuarenta minutos para relajarme y escuchar música. Cerré mis ojos por un rato mientras pensaba (ojo, en este caso cosas más reales) mientras la máquina avanzaba. Cuando los abro me doy cuenta de que me estaba devolviendo para Libertador. Me quería matar, al diablo con la “actitud”, no podía creer que me estaba devolviendo después de dos horas al pedo. Pregunté si el colectivo este iba realmente a Paraná o si me había equivocado al comprar del boleto. Efectivamente iba a Paraná. Pero pasaba por Libertador. A saber aquello, me hubiese quedado allí y no haber ido vanamente a Crespo, por ende, no haberle hecho caso a “esa señora” –sigo sublimando-.
De la bronca –ya no reprimida- y sabiendo que tenía una hora más de viaje y hastiado de la música, saqué un portaminas que traía conmigo y saqué el libro –que supuestamente estaba destinado a leerse- y en su márgenes en blanco me puse a escribir. ¡Ya está! Tenía ganas y necesitaba descargar. En estos momentos estoy escribiendo, entre el tumulto de gente. Ya ha pasado un rato, me encuentro a unos minutos –al fin- de llegar a Paraná. Está bien, después de todo llegué sano y salvo. Siendo próximo a las tres y media de tarde llegué. Estoy por bajar en la terminal, que por lo menos tiene un poco más onda que el anterior. Después del día de m… “Murphy” que tuve, al fin llegué. Ahora lo que suceda desde que me baje del colectivo, esa, ya es otra historia. Qué quizás, sea narrada.

miércoles, 9 de junio de 2010

Revista "Siente"

::Desde ahora escribo para ella::

::

Ya salió la edición de Junio de la revista on-line "Siente", y con ella publicado un artículo mio. Así es, desde ahora escribo para dicha revista, así que quedan cordialmente invitados a entrar, leer y comentar

Acá les dejo el link para entrar:

http://www.revistasiente.tupercepcion.com

Y acá el link para los que quieran subscribirse a la revista que les llegará de forma gratuita al correo electrónico:

http://tupercepcion.com/suscribete.htm

Caretas del sí mismo

Atrapados en un espejismo de cuatro letras


Cuando Julia terminó con su novio quedó devastada, cuando Joe reprobó su materia de química sintió miedo de que sus padres se enterasen, cuando Miguel se distanció de su amigo entró en un bajón anímico. Los tres pasaron por una situación desfavorable, los tres están pasando por un mal momento. Ahora, qué pasa si alguien que los conoce en la calle y les tiene aprecio los detiene y les pregunta “¿Cómo estás?”, normalmente, son en esos momentos donde sacamos una sonrisa y contestamos con la clásica respuesta, “muy bien, gracias”.
Decimos “bien”, a pesar de que sentimos todo lo contario. ¿Por qué? Queremos economizar tiempo, pensamos que el otro no está realmente interesado en escuchar nuestra larga y aburrida historia, no tenemos ganas de remontar toda la escena otra vez… las razones pueden ser mucha, y una sola salida –rápida y buena-: “Bien, me encuentro bien”, y sigues con toda esa carga emocional por delante.
Todos nos aferramos a esa palabra como si esta englobara mágicamente todo nuestros sentimientos de manera bastante diplomática.
Se convierte en un refugio gramatical cuya función es eludir los reales sentimientos. Antes las típicas preguntas la gran mayoría responde de esa manera, pero en realidad ¿Cuán bien estás? Puedes responder “bien”, y tienes todo el derecho de hacerlo y es aceptable tu respuesta, pero, lamentablemente “bien” no es un sentimiento
La gente no se detiene a conversar, a contar sus cosas, sus problemas, en lugar de eso evitan tocar la espinita, de sacar afuera lo guardado, de elaborar, llevándose un gran peso interno. También es muy cierto lo que dice un amigo acerca de que es una respuesta políticamente correcta que se debe dar a alguien que realmente no se interesa por la respuesta sincera. Tampoco no es contárselo al primero que veas y notes sus orejas prominentes, simplemente es encontrar a una persona de confianza y cercana y simplemente hablar. Esto de hacer catarsis hace muy bien para liberar tensiones propias como la angustia, el miedo, la pena; además te ayuda a centrarte una segunda vez con el meollo de la situación a nivel emocional y buscar, ya más liberado, nuevas formas de solucionar o, por lo menos, encontrarle un alivio más próximo a la situación. Sin contar que tener a alguien que mira todo desde afuera, nos puede ayudar a tener una visión más clara de los hechos.
Pero la gente no quiere hablar, quiere jugar un poco al “aquí no pasa nada”, a formar ilusiones, a ponerse máscaras, quiere confundir al espectador, ¿para qué mostrarse vulnerable? Para qué gastar tiempo en sinceridades aburridas, es mejor jugar a las apariencias, a las escondidas.
Sin embargo, es hora de empezar a verbalizar las emociones, una de las habilidades de la inteligencia emocional. No nos quedemos con eso y rumiemos solos en cada momento del día, sino más bien echémoslo afuera en el momento y con la persona correcta, y verás que bien te sentirás después de ese café con tu amiga en la cafetería de la esquina, después de la sesión con tu psicólogo, después de ese paseo con tu hermano por la avenida principal.
Ante una situación similar, en donde te preguntan ¿cómo te sientes? y respondes bien, se puede considerar aceptable tu respuesta, pero no removiste nada interno y no fuiste de gran ayuda contigo mismo y aquello que guardas seguirá dentro afectando tus pensamientos y acciones. Recapitulemos la escena: ¿Cómo te sientes? A lo que terminas diciendo “algo cansado y un poco triste porque mi amigo se fue a Francia y no la veré en dos años, sin embargo, me consuelo que podamos comunicarnos por internet, una de las ventaja de estos tiempo, igual tengo buenos recuerdos con él en el equipo, además con este aumento que recibiré muy pronto podré ir a verlo en unos meses. Así que mejor, Gracias por preguntar”. Ahora yo te pregunto, una vez que sacaste afuera todo ¿Cómo te sentiste? Seguramente mejor que hace un instante.




martes, 30 de marzo de 2010

Atardecer



[Escrito en los primeros días de marzo]
La gran mayoría prefiere observar una puesta de sol en el mar, y yo me incluyo en esa gran mayoría, sin emabrgo, hoy descubrí cuán gratificante es poder presenciarlo en lo sumergido de un valle. Hoy me encuentro a una semana de marcharme de casa, y emprender mi cuarto viaje consecutivo de retorno a los estudios en Argentina, por lo que decidí quedarme en casa todo el día. Mi tarde no fue más excitante que quedarme tirado en la cama viendo tv-cable hasta bien entrada la tarde, hora en que comenzó a fatigarme los canales variados, así que salí en búsqueda de algo de oxigeno y ventilación. Fui por un racimo de uvas y salí por el ventanal del pasillo que da a la piscina y al enorme jardín de la abuela, en dirección al occidente. Me senté en un lugarcillo cercano al ventanal y comencé a pensar... eché a volar las ideas. El sol estaba estupendo, con cálidos rayos que solo te otorga después de las seis de la tarde, momento antes de su puesta. El viento traía una frescura rara en esta época, por lo que el momento era admirable. Me quedé un rato ahí sentado, disfrutando del racimo de grandes y frescas uvas rojizas, cuando comencé a notar que el sol había comenzado su descenso. ¡Qué espectacular escena! Ahí en medio de la frescura de la tarde, disfrutando de lo dulce de la naturaleza, mientras mis ideas viajaban y mis pulmones se oxigenaban, veía algo que ya había visto antes pero ahora con un “algo” diferente, el sol se estaba escondiendo detrás de ese imperioso y enorme jardín bien cuidado, detrás de ese imponente verde, detrás de esas enormes palmeras de plátano, del gigantesco palmeral de dátiles, detrás de los pinos, de los rosales, de las flores variadas, algunas elevadas en los árboles, otras caídas en conjuntos púrpuras, otras metidas entre la hierba y el pasto, y ahí, justo ahí, en medio del enorme cielo anaranjado y el bellísimo jardín bien cuidado, se estaba yendo el sol, se estaba yendo otro día más de estas vacaciones, otro día de ocio y de no hacer nada, mañana comenzaría otro amanecer, otro quehacer, otra jornada en que tal vez, termine en la playa, en el gimnasio, o de forma repetitiva, en casa… en fin, un día que se va y restan de mi ciclo vacacional que me incita, más tarde, claro, a ordenar mis cosas y empezar el ciclo de estudio. No obastanre, nada de estar pensando en eso por ahora, solo me quedo a contemplar este fenómeno natural, terminar de comerme el racimo de uvas y finalizar estas letras mientras veo este peculiar atardecer en el valle.


sábado, 9 de enero de 2010

(K+A=21, Black Jack)

Un paseo entre Naipes









Las monedas se oyen crujir y los tragos parecen andar por sí solos. Las luces llaman mi atención y las cartas inician partidas. El sábado de noche fui invitado al casino, no suelo ir ni tampoco jugar, pero acompañé a mi primo a incrementar sus "Mangos1". La entrada venía consigo con el pedir de un trago nacional, al no haber el que quería, terminé con un vaso con vodka y agua tónica; para nunca más, por lo menos por el agua tónica. La gente parecía “feliz”, algunas sentadas pendientes de sus juegos, otras esperando que tres figuritas idénticas se alinearan frente a sus ojos tras bajar la palanca y escuchar tan delicioso sonido de monedas cayendo, como si estuviesen gritando “aquí estamos “mami”, “papi”, pero aunque ya sabes, en un par de minutos ya no estaremos más”, gente sentada en sus mesas observando el show del recinto, personas transitando de un lado a otro, algunos mirando el juego de otros y otros como yo, acompañando a jugadores aprendices. En el ambiente circulaba el tóxico olor a Kent 4, una especie a “Smog con Glamour”.
Tengo entendido que hay tres tipos de personas que frecuentan el casino, unos que esperan que sus sueños se hagan realidad, jugando más allá de lo que pueden obtener, dónde la droga de su adicción no es ni la marihuana, ni el alcohol ni cualquier otra sustancia, sino más bien, el movimiento de los dados, de la ruleta y el tan esperado káiser acompañado del A. Otros que van a divertirse, a tomarse un traguito, fumarse un par de cigarrillos, tal vez tirar un par de cartas, cuya finalidad es salir y sociabilizar, y, por último, gente como yo, que no saben qué diablos hacen ahí. No la pasé mal, ojo, pero tampoco es uno de mis lugares favoritos, salvo el restaurant que tienen y el pequeño bar de abajo. Acompañé a mi primo a jugar a las máquinas, ahí estuve un buen rato, mientras mi mente divagaba en mi próxima idea, que no suelo concretar, de escribir una historia, siempre pensando en un libro, de varias páginas, que no suelo nunca empezar. No habiendo más créditos que jugar pasamos a la ruleta, finalizando en el “21” o “Black Jack”, ahí estuvimos otro buen rato, donde los alquimistas comenzaron a trabajar, los billetes se transformaban en fichas y las fichas –multicoloridas- en billetes. Su inicial dinero apostado se multiplicó por cuatro, momento preciso de retirarse y llevarse consigo, las ganancias bien ganadas. Bien entrada la madrugada, decidimos irnos del casino, sin antes pasar un rato por el Esso Market.
El mundo de las luces, del “smog con glamour”, los dados, y todo dinero quedaron atrás, encerrado en su propio espejismo y enclaustrado en aquellas y singulares cuatro paredes, todo un “mundo de felicidad” pasajera concentrada en un mismo sitio, que desaparece cuando el sol se estrena en un nuevo amanecer y la realidad cae sobre ellos con una terrible resaca. Nuestro auto ya estaba a unas cuantas cuadras del lugar.

1Mango: Jerga argentina que alude a la palabra “pesos”, sinónimo de la jerga chilena “Lucas”.

"El último abrazo antes de la lluvia".


Idea original: Yani y Merry.
Creación literaria: Diego Ignacio
Fotografías: Google.


Con cariño, para Yani y Merry,
quien me dieron la idea de escribir esto
y su linda amistad.




Es un momento intenso para Emilia y Juan Pablo, han tomado la decisión de escaparse. Habían utilizado todas las herramientas posibles para permanecer juntos, mas las circunstancias se unieron para derrocar aquella remota posibilidad. Se hizo fría esa tarde, el viento andaba más imperioso que de costumbre, algunas nubes se habían oscurecido y había un plan que ejecutar. Habían acordado debajo del ciruelo a las nueve menos diez, hora en que salía la última parada del tren, sólo con lo necesario. Comenzaron a caer las primeras gotas del rocío andante, el viento estaba cargado de un dulce aroma a Eucalipto, el tiempo se agotaba, y un tren por salir. Se miraron algo confusos por todo lo que estaba pasando, y por todo lo que estaba por suceder, sólo con un objetivo en la mente: "estar juntos". Ella lo mira delicadamente, acaricia su castaño cabello a la espera de una nueva tentativa de proceder, él alude a observarla y deja escapar, entre miedos, una leve sonrisa, señal de terminar lo que sus cabezas habían empezado hace días, ella sin más lo abraza y él le responde cobijándola con la seguridad de sus brazos. Fue la unión más intensa de sus vidas, por alguna razón desconocida no querían separarse, era un momento perfecto, ese abrazo, que simbolizaba todo para ellos era lo cálido que los apartaba del frío del ambiente, el frío de los hechos, el frío de sus miedos. Fueron uno. Sus inseguridades personales, por aquel momento se convirtieron en certezas puras. Los segundos se hicieron eternos, pero pronto lo eterno sería en lapsos de segundos. Ella se aparta, lo mira, se pierde en su rostro, le devuelve su sonrisa y corre por sus cosas. Él la ve moviéndose a la distancia, empequeñeciéndose a medida que avanza, ya era cuestión de minutos y una pesadilla por darla acabada. No tenía de quien despedirse. Dejó una carta en el lecho de aquella singular cama, era hora de empezar una vida nueva. Antes de irse, una perceptible gota reventó en su mejilla derecha, alzó la mirada, el cielo se estaba oscureciendo. Salió a tomar su pasaje de tren. Ella, ilusionada e insegura, abre la puerta agitadamente, sube por las escaleras, entra en su cuarto y comienza a recoger sus pertenencias. De pronto y de forma inesperada, visualiza sobre su cama... una carta, un sobre blanco con las iniciales de J.P. y una palabra en mayúscula y bien sobresaliente de "Adiós". Sus ropas cayeron y una postura rígida la inundó vertiginosamente. Titubeante, se acercó abrirla y a leer su contenido, debía hacerlo rápidamente ya que era cuestión de minutos antes la partida del tren. Comenzó a llover. Un inesperado giro del destino la dejó tambaleante. En sus letras manuscritas y mal redactadas, se estaba despidiendo de ella, el mismo, que hace un instante, le abrazaba fuertemente a las afueras. Le explicaba que era lo mejor para ella, que debía continuar con su vida y con el hombre con el que había decidido formar una familia. No le podía ofrecer nada más que su amor, y era ese amor el que lo impulsaba racionalmente y de forma paradojal a querer lo mejor para su vida. Confundida y a sollantos, se paró enfurecida "Quién se creía para decidir por ella" pensaba mientras dejaba todo como estaba. La lluvia se acrecentaba, comenzó a entrar agua dentro de la casa; buscó su sobretodo y el paraguas decidida a encarar. Salió enfadada de su habitación, bajando por las resbaladizas escaleras. Mientras tanto, al otro lado de la ciudad, él tenía todo listo, un saco, una minúscula maleta y el último cigarro antes de partir, era hora de entonar un nuevo rumbo, solo. Votó la colilla vacía, subió al tren, acomodó su valija, y se sentó a contemplar la ventanilla, mientras las gotas sucumbían contra el vidrio. Los minutos pasaban y una corazonada envolvía a Pablo. Los niños corrían por los pasillos, las señoras se acomodaban en sus asientos y los pañuelos se alzaban a las afuera en señal de despedida para varias personas. Un deseo imperioso de verla transitó en su mente, "Quién era él para decidir por ella", mientras el tren comenzaba a cerrar compuertas y encender motores. Comenzó a impacientarse, de pronto sintió que todo era un gran error y que todavía había tiempo de remediar las cosas, sus piernas comenzaron a moverse con ansias y estereotipadamente. A las afuera de su ventanilla apareció, entre la muchedumbre, la imagen de Emilia, él detiene su pierna y una gran sonrisa se dibujó en su boca. Se levanta para verla bien, no obstante, esa imagen se pierde por la presencia de otra mujer parecida a ella, cae en su asiento, inconsciente que el tren ya había comenzado marcha. Recuperando su orientación, percatándose de la realidad y en un intento desesperado de retroceder todo, quiso parar la máquina e ir a buscarla... total, existía otra salida a media noche. Era el momento de remediar su gran error y anular la culpa. Detiene la maquinaria. Cruza la ciudad, la noche, las calles, el frío, la lluvia, recorriendo por una excitación pavorosa. Llega a casa de Emilia, rogando que aún siguiera allí. Se prepara para la peor discusión, enojo y mejor reconciliación de su vida. Entra a la casa, y la escena más horrible ocurrida estaba presente delante de sus ojos. Emilia está tirada en el suelo a orillas de las escaleras, desmoronada y sin la menor intensión de moverse. Un paraguas a centímetros de su cuerpo y la formación de un charco de agua conglomerándose alrededor de ella. Corre a tomarla, sacudirla, abrazarla, a despertarla… a “despertarla” y descubre la gran pérdida de su vida. Dándose cuenta que qué no tenía aliento ni palpitaciones, y una carta aun sujeta entre sus manos se derrumba en un llanto angustioso. A las afuera el cielo se destrozaba a truenos, adentro, el gritaba enfurecido. A las afuera el cielo mojaba la tierra, adentro, él la mojaba entre sus lágrimas. Parecía que sus emociones, de alguna manera extraña, se externalizaban y se proyectaban al ambiente, lo hicieron en el mismo instante en que él se despedía de ella, en el mismo instante en que le abrazó, en el mismo instante en que la dejó irse. La vuelve abrazar, le habla en susurros, ella no responde, sus abrazos eran vanos, ahora solo brotaban el mismo frío que inundaba afuera. Quiere retroceder el tiempo, irse a ese abrazo tan intenso de unas horas atrás, ese abrazo antes de la lluvia, ese abrazo tan sincero del que nunca debió aflojar.
Afuera el cielo se rompía en pedazos, la lluvia caía a cántaros, y un tren rumbo a su destino.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

.:Crisis:.

"No pretendemos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a las personas y países, porque la crisis trae progresos, la creatividad nace de la angustia como el día de la noche oscura. Es en la crisis donde nacen la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar superado. Quien atribuye la crisis a sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más los problemas que las soluciones, la verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia”.
::Albert Einstein::
Popeye trata de ingerir Espinaca pero no puede abrir la lata de dicho vegetal, esta muy viejo y no tiene las fuerzas de antes. Su "fuerza" esta dentro de esa lata y  necesita abrirla para acceder a esa "fuerza". Situación paradojal. ¿Cómo lo hace? Toma placebo. Mientras tanto Olivia se encuentra en una perversa y pasional relación amorosa con Brutus a espaldas del viejo Marinero.

jueves, 3 de diciembre de 2009

Una musa en búsqueda de su identidad.


Amantes de la noche, señores, contemplad la luna y su esplendor. Caballeros, mirad el fresco y saciadse de su tranquilidad. Caballeros de la noche, os pido un favor, no impidáis que las sirenas cambien de corrientes ni dejen de entonar su suave cantar. Dejen que las olas exploten en las rocas, que revienten de personalidad, mientras sus dulces tonos se mezclan con las saladas gotas del rocoso lugar. No impidáis que las nubes asechen a la esfera más llamativa de medianoche, cuando su tinte amarillo se refleja en las mareas de aguas frías, donde los piratas llevan y traen secretos... y los secretos se hunden en lo más profundo del vacío existencial. No permitáis que las brisas irrumpan a las musas que caminan de noche en busca de un sediento de inspiración, que caminan por las calles, que caminan por la costa, entre mojadas arenas, donde sus huellas se van perdiendo en la soledad, y sus pisadas son aplastadas por la furia del oleaje ocasional.

Una de ellas de melancólica mirada

ha dejado velas a su andar

velas encendidas

que el agua no ha podido apagar.

Quiere dejar señales

quiere quemar el mar

quiere cruzar el horizonte

quiere nadar y no pensar.

Está cansada, está agotada.

Ha disipado su creatividad,

esa creatividad que proyecta en otros

no la puede hallar.

La pobre

ha perdido su identidad.

Se ha sentado en una roca. Escucha las melodías en el mar, escucha a un pobre vagabundo quejándose de su largo transitar. Ha perdido todo, esposa, dinero, y la felicidad, ahora vagabundea por las calles en búsqueda de... quién sabe qué cosa quiere hallar. Quiere dejar atrás su soledad, quiere dejar atrás su ansiedad. Ella lo mira y le quiere hablar, más él la ignora como una sombra más. Ella danza para él, y lo distrae de su andar; quiere complacerlo, quiere inspirarlo además... quiere ayudarlo a encontrar su espontaneidad. Él mira al mar... saca un lápiz y una hoja arrugada de tanto guardar, y escribe una carta a su esposa, a quien no ha podido por años mirar. Escribe y saca lo que ya no pudo más ocultar, escribe para disculparse, lo que el vicio y la noche lo sedujo en alguna oportunidad. Han caído lágrimas, ha derramado pena de tanto aguantar, ahora sus suspiros son de anhelos y bienestar. El viejo infame regresa por donde vino, perdiéndose de vuelta en la enorme cuidad... quién sabe si alguna vez, tenga una segunda oportunidad.

Se escuchan las olas golpeando las rocosas superficies de la costa, las idas y vuelta del mar, las sirenas se han sumergido en busca de tesoros y joyas para complacer su vanidad, mas la musa se detiene, se contempla, sonríe, pues ya ha encontrado su identidad, y en un despertar de amanecer, su alma se pierde en el enorme caudal.

Por eso señores, cuidad de lo que es nuestro. Nuestras aguas, nuestras brisas, nuestro mar, para que las musas se inspiren e inspiren a los demás. No rompamos este círculo vicioso que de alguna forma todos vamos a ganar.

Mi musa ha parado de danzar.

jueves, 9 de julio de 2009

En Arrecifes (Bs.As.).

Ongoing project


Ya han pasado una semana desde que me encuentro en Arrecifes, gracias a la invitación de mi amigo y compañero de carrera Gustavo. Mientras escribo esto, en la cocina familiar, día nueve de julio a las 18:20 pm., me encuentro bebiendo una taza de café recién comprada en el supermercado, al lado de la hermana de Gus que hace su tarea y el padre, cocinando un par de milanesas. No he escrito nada en este sitio desde ya hace un buen tiempo, y desde mano aprovecho a saludar y agradecer a todas las visitas que hacen en esta humilde y egocéntrica página desde varias partes del mundo.
Ha sido unos días tranquilo, muy relajado, la familia me ha tratado espectacular, me siento muy a gusto en este lugar. Si bien la actividad diaria no es muy acelerada por ser una localidad apartada de lo que es la vida ajetreada de la capital de Buenos Aires, y por estar en un sitio marcado por el campo, el vivir de aquí es muy tranquila, relajada, te puedes desconectar bien de las actividades frecuentes de lo cotidiano. Normalmente por las mañana dormimos, ya que por las noches nos quedamos charlando y viendo películas, principalmente de terror… y en las tardes solemos frecuentar el taller mecánico de “pichi” o Héctor, quien es el patriarca del sistema familiar; ahí solemos ayudarlo en su trabajo, nos distraemos un rato, cebamos mate… perdón! Cebo mate, jaja, y cada vez me hago más experto en estas tradiciones Argentinas. El domingo pasado salimos a pescar, actividad que nunca había hecho antes… ¿pescamos algo?, bueno, sin comentario. De vez en cuando al cyber para conectarnos con el mundo, (Cyber Fun Time). Vagamos por las calles y sus contiendas y cosas por el estilo. Este domingo tal vez vayamos a Pilar, a un casamiento y otros planes de por medio.
Pero fundamentalmente mi estadía aquí no es sólo de placer y descanso, sino también de trabajo. Junto con Gustavo y otros compañeros más de otras carreras, medicina, enfermería, comunicación social, teología, etc., que estarán por este lugar dentro de dos semanas, tenemos que dar de forma interdisciplinaria un “seminario de Estrés”, así que estamos trabajando en la transmisión masiva para toda la localidad con afiches publicitarios, por la radio y otros medios la difusión de este proyecto. Nos hacemos cargo del tema, personalmente me toca el día tres, "PENSAMIENTO Y ESTRÉS", toda la parte teórica propiamente dicha y cognitiva, por lo que estoy trabajando en mis Power Points y presentación. Estamos auspiciado con una suma de la asociación Bonaerense quien contribuye económicamente en este propósito. Esperamos movilizar a todos los Arrecifeños en este proyecto, y que todo salga bien... y si sigue todo como está planeado y las cosas continúan viento en popa, pese a la gripe que tienen a todo el país asustado y en alerta, se realizará del día 27 de Julio al 3 de agosto, y luego de eso, el proyecto de teología, la semana de oración (que sería en la segunda semana) y bueno, luego… de vuelta a la villa en Entre Ríos, para empezar el segundo semestre de estudio, después de una jornada de trabajo y placer.Este afiche fue preparado para la primera fecha establecida, pero por razones nacionales (Gripe porcina) se aplaza para una semana más.